Bebés bajo el sol
01 June

Bebés bajo el sol

¿Temes el efecto del sol en tu bebé?

Empieza el buen tiempo y son muchas las mamás que empiezan a preocuparse por los rayos solares y la protección de los bebés, y no es para menos ya que los niños tienen menos melanina en la piel y por ello su piel es mucho más sensible la los rayos ultravioleta. Sufrir una quemadura en la infancia aumenta exponencialmente el riesgo de sufrir melanoma en un futuro ya que en esta época es cuando más expuestos estamos a la radiación solar.

Para empezar os comentamos que no hay ningún protector solar recomendado para menores de 6 meses debido a la extrema sensibilidad de su piel que aún no ha desarrollado la capacidad de segregar melanina. La melanina es el pigmento que da color a la piel, ojos y cabello y que además proporciona cierta protección frente al sol, por eso es recomendable durante los primeros meses ser cautos y no exponer a los bebés.

Protectores solares para bebés

¿Y después? Después si, pero es muy importante elegir cuidadosamente la crema protectora. Ha de ser de amplio espectro y con factor de protección lo más alto posible, deberíamos de ser cuidadosos con la elección de la crema en cuanto a ingredientes, que no tenga ingredientes nocivos como parabenos y que sea lo más natural posible. Otra de las recomendaciones y ligada a la anterior es que los filtros solares sean físicos y minerales en vez de químicos dañinos.
Los filtros físicos además nos permiten usar la crema al momento ya que protege desde que la aplicas y no hay necesidad de esperar los típicos 20 minutos antes de la exposición al sol, toda una ventaja.

Otras recomendaciones...

- Os recomendamos que la exposición solar sea breve y evitando las horas centrales del día.

- Aplicar la crema en cantidad generosa y repetir la aplicación cada dos horas aproximadamente. Acordaros de volver a usar la crema después del baño o después de secar la piel con la toalla ya que aunque sean resistentes al agua siempre se pierde protección.

- Acordaros de zonas como nariz, orejas, pies... a veces se nos olvidan y son zonas propensas a las quemaduras.

- Hidratar a menudo a vuestro bebe y protegerlo también con sombreros y ropa adecuada.

- Después de la exposición es recomendable hidratar y tratar la piel con un after sun, calmara e hidratara ofreciendo una protección extra sobre su piel.

- Olvídate de tapar la silla o el carro con una gasa o fular, en vez de proteger al niño lo que se consigue de esta manera es sobre calentar el habitáculo y se crea un efecto 'horno' sin ventilación nada recomendable. Existen alternativas que protegen de los rayos y además dejan correr el aire.

Deja tu comentario

Reload

Enviar